Durante los años recientes, se ha generado una enorme cantidad de información sobre el daño que los plásticos ocasionan al ambiente. Si bien en algún momento el reciclaje de plásticos parecía la solución más viable, la tendencia actual nos ha colocado en una situación de prohibición definitiva. Ante esto, la pregunta que queda en el aire es: ¿El reciclaje no fue una medida suficiente?

Como ya hemos visto en nuestra entrada pasada: Claves para entender la economía circular en la industria del plástico, el reciclaje es sólo un elemento más de la gran estructura que significa la economía circular y que se basa en repensar, rediseñar, reducir y reutilizar los materiales.

Cabe señalar que, para poder hacer estas otras prácticas [de la economía circular] de manera sustentable, es indispensable realizar un Análisis de Ciclo de Vida; de otra manera solo se estaría siguiendo la corriente de tendencias en redes sociales, en vez de usar metodologías científicas. Eduardo Martínez, Presidente de la Sección de Recicladores de la ANIPAC.

Con el fin de aportar más elementos a la discusión sobre lo que se debe hacer con los plásticos y su reciclaje, en esta ocasión revisamos algunos datos científicos entorno al reciclaje de plásticos frente a otros materiales.

El camino para un uso y reciclaje eficientes de plásticos

En su libro: The Plastics Paradox: Facts for a Brighter Future (La paradoja de los plásticos: hechos para un futuro más brillante), el Dr. Chris DeArmitt, científico miembro de la Royal Society of Chemistry y considerado uno de los mejores expertos en materiales plásticos, enumera y desarrolla los puntos clave que él considera como información errónea que se ha difundido sobre estos materiales. Todo esto basándose en más de 400 artículos e informes científicos.

De acuerdo con los hallazgos de DeArmitt, el plástico es una mejor opción que el algodón, metal y en general, el papel. El factor principal es el peso, es decir, para una determinada aplicación, se requiere mucho menos plástico que papel, madera, vidrio o metal para cumplir la misma función. y modelos

Este hecho es bastante relevante sobre el uso del plástico. Por un lado, múltiples análisis independientes de distintas partes del mundo sugieren que plásticos comunes como PE, PP y PET son mejores soluciones, pues reemplazarlos deriva en un uso más elevado de otros materiales, más consumo de energía, más desperdicios y mayor producción de dióxido de carbono (CO2). Por otro lado, el peso de un producto tiene una relación directa al momento de reciclar, pues no se requiere la misma cantidad de recursos para reciclar una bolsa de plástico de 6 gramos que una bolsa de papel de 60.

En otras palabras, DeArmitt sugiere que la fabricación y reciclaje de artículos fabricados con vidrio, metal, papel, madera etc. siempre conlleva un elevado consumo de energía y recursos naturales como el agua.

Reemplazar las bolsas de plástico con bolsas de papel requiere 2.7 veces más energía, 1.6 veces más emisiones de dióxido de carbono y 17 veces más agua. También se estima que para reemplazar todas las bolsas de plástico en EUA se requeriría talar la sorprendente cantidad de 2.2 millones de árboles y una cantidad de agua suficiente para llenar 60,000 albercas olímpicas. Dr. Chris DeArmitt.

Regulaciones con un enfoque global

Es un hecho que, para establecer regulaciones en cuanto al uso de plásticos, es necesario conocer información como la antes mencionada que contempla el análisis de ciclo de vida de los productos.

Por ejemplo, en 2013, la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ) en conjunto con el Centro de Análisis de Ciclo de Vida y Diseño Sustentable (CADIS) realizaron el Análisis de Ciclo de Vida de vasos desechables en México. En dicho estudio se concluye que la huella de carbono de un vaso de unicel es cuatro veces menor que la de un vaso de papel plastificado. (1)

Por otro lado, no es suficiente con sólo enfocarse en el destino final de los productos o la cantidad de desperdicios generados, también se requiere de un sistema efectivo de manejo y reciclaje. En este sentido, existen datos y hechos que indican áreas de oportunidad para dicho sistema.

Otro ejemplo: el reciclaje de PET botella a botella sólo acepta envases transparentes y requiere un nivel de inocuidad muy alto, así como un mayor consumo de recursos como energía, agua, y químicos, que el requerido para otros usos, sin embargo, este tipo de reciclaje es uno de los más impulsados.  Fuente: Revista MP, Núm. 99.

Mientras tanto, el principal uso del PET es para la producción de fibras sintéticas, al tiempo que el reciclaje de PET para fibras sintéticas puede aceptar el uso de envases de varios colores. Ante esto, Eduardo Martínez, Presidente de la Sección de Recicladores de la ANIPAC pregunta: ¿Por qué no reciclar todos los envases de PET en fibras, y usar el PET virgen para los envases? Fuente: Revista MP, Núm. 99.

El combate al cambio climático y la contaminación de nuestros recursos naturales es una responsabilidad que recae sobre las instituciones gubernamentales, pero principalmente sobre nosotros como parte de una sociedad.

Debemos convertirnos en mejores ciudadanos del mundo, reduciendo el consumo que hacemos, dándole el mayor uso posible a cada cosa que compramos para generar menos residuos, reusando la mayor cantidad de veces que se pueda cada producto, y fomentando una cultura de reciclaje. Gerardo Pedra Rocha, miembro del Consejo Directivo de la sección de recicladores de ANIPAC.

Sin duda, el tema de los plásticos y la economía circular todavía tiene muchos aspectos a revisar y discutir, todo con el fin de lograr una verdadera sustentabilidad en nuestro planeta. Quédate al pendiente de nuestro blog para estar al día. En A&G Plastic Machinery estamos convencidos de que la industria del plástico continúa siendo fundamental. Conoce los beneficios de nuestra maquinaria para fabricar productos esenciales en la vida diaria de las personas.

WhatsApp: 50 84 44 44 74

Asistencia en línea:  https://bit.ly/39E8G73

Con información de Plasticsparadox.com y Revistamp.net